sábado, 25 de febrero de 2017

NOS VAMOS 3 DIAS DE CASA: C.I.N DE MATALLANA (VALLADOLID)

Esa es la sensación que hemos tenido todos; pero que conste que hemos vuelto con ganas de volver a irnos el próximo curso. Este curso ya esta completo.
Bueno, vamos al lío.
7.15 de la mañana de un miércoles frío de Febrero; vamos, todo perfecto. No sabemos lo que nos espera, pero sí que durante 3 días no vamos a tener clase, y eso no esta tan mal......
Después de una corta parada, llegamos a Matallana. Algo empezamos a tener claro.Durante la mañana de este primer día se visitaran las instalaciones de la hospedería en la que nos alojamos, además de contarnos su historia




Después almorzamos un poco.....y ¡que energía tienen algunos!. Han madrugado, no han dormido en el autobús, ha sido un viaje largo y todavía tienen ganas de correr.





Pues nada, que seguimos con la visita al recinto. Primera parada: el jardín botánico, el cual en estas fechas no es que este muy bonito










Seguimos descubriendo el recinto






Después de escuchar las explicaciones históricas de Adolfo e Inma, pasamos a la zona ganadera









Como no podía ser de otro modo, allí estaba nuestro experto ganadero (y futuro veterinario) controlando la situación y aclarando aquellas dudas que pudieran surgir





Ahora toca la sección plumífera, que no sé por qué se puso muy nerviosa ante nuestra presencia






Ya sólo nos queda el Museo de la Lana y ver a los burros, para luego ir a comer










Después de comer, nos reunimos para planificar la tarde. En primer lugar, habrá un rato de juego en el parque



















Arrancando tropa, que ahora toca ir a ver aves acuáticas en la laguna artificial. Ver, no vimos nada, pero que silencio se hizo







Vuelta a casa a merendar. Hay hambre. Pero la tarde no ha terminado aún. Después de merendar hay que partir las almendras para el taller de cocina del día siguiente






Ducha. Cena. Juegos nocturnos y a la cama. ¿Cayeron rendidos? tengo mis dudas; se oía alguna que otra juerga. Para ser el primer día, aguantaron como titanes

Pues nada. Que empezamos el segundo día, que no va a ser más flojo que el anterior. Primera parada en el palomar que han restaurado ¿será más grande por fuera o por dentro?







Pasamos al viñedo, que por ahora no esta operativo







Y seguimos en terreno agrícola. Ahora vamos a pasar al invernadero con Ana (o al horno según se mire)




Ni el gato se movía. El calor por momentos se hacía muy pesado













Salimos a respirar y de paso a despejarnos. Lo siguiente será mientras unos montan en burro, otros hacen una actividad dentro















Se nos coloraron dos intrusos



Hay que reponer fuerzas y de paso, salir del horno, porque luego toca doblar el lomo




Pues lo dicho. Nos volvemos a meter en harina: toca plantar ajos






Se acerca la hora de comer, pero estos chicos no tienen más que ganas de jugar. Menos mal que estaba Ambrosio controlando al personal









Después de comer ya sabemos que toca ir al parque, pero antes 10 minutos de silencio de castigo. Cumplidos estos, hubo estampida generalizada








Vuelta a la hospedería a descansar un poco



Y seguimos con más actividades. Un grupo irá al taller de cocina y el otro al taller de pintura a hacer el marco de las fotos.
Los del taller de cocina estaban guapisimos y hay que decir, que los chicos se dieron más maña que las chicas

























Y hasta aquí las fotos del segundo día, porque me tocó hacer "guardia carcelera". Pero la rutina fue la misma: merienda, pasaron al taller de pintura, ducha, cena y juegos

Vamos a por el tercer y último día. En un principio parecía tranquilo, pero es que en Matallana no dan tregua.
Hoy toca subir a la alta montaña vallisoletana. Que si, que si, que no me ha dado un aire. Toda la vida viajando a Picos de Europa o Pirineos y resulta que la alta montaña la tengo al lado de casa y con mejor carretera


Como podéis ver, el terreno es pindio y resbaladizo


Pero la gente estupenda lo sube sin problemas y posa con salero


Hala, un empujoncito más, que ya estamos en la cima






 Después de subir, hay que bajar y hacerlo con cuidado porque el terreno es propicio a las caidas








Y seguimos. Ahora toca ir al castillo de Montealegre, del cual no pudimos disfrutar tranquilamente porque andabamos muy pillados de tiempo. Pero ahi van unas fotos

















Es una mole todo él







Comemos, jugamos y rumbo a Quintanar de la Sierra.













Viéndoles, ¿quién diría que han estado 3 días "a todo trapo"?


Pues hasta aquí hemos llegado. Todo salió bien, nos ha hecho sol, hemos estado al aire libre y quedémonos con las vivencias del grupo.
Una vez más vuelvo a decir lo mismo: una gozada llevar a vuestros hij@s de excursión y muchas gracias por todo




No hay comentarios:

Publicar un comentario