jueves, 28 de noviembre de 2013

PEQUEÑA FIESTA DE HALLOWEEN

Con mucho retraso sobre lo previsto, pongo las fotos de la pequeña celebración que hicimos entorno a esta fiesta inglesa. El vídeo esta dando muchos problemas, pero lo pondré, prometido.

Para empezar, hay que decir que todo fue muy improvisado y debo dar las gracias a la seño Clara y a la seño Eva por las actividades que prepararon en la sala de usos múltiples.
Y no me quiero olvidar de los disfraces que llevaron los peques ¡¡¡¡¡anda que no tenéis méritos mamas!!!!!!




















Y por último, un pequeño retrato del grupo


miércoles, 13 de noviembre de 2013

MERCADO OTOÑAL

Todo comenzó una soleada mañana de Septiembre


Martes de mercado en Espinosa de los Monteros, motivo de fiesta en los viejos tiempos. Nuestro cometido es ir a comprar nueces, avellanas y algún que otro producto de la temporada que luego podamos degustar en clase.
Una vez allí, vamos viendo algunos puestos en la plaza y que productos tienen




Miramos, compramos y pagamos ¿tendremos dinero suficiente?
Y para terminar el día, compramos una quesada, de esas que no saben a plasticazo. Por hoy están hechos los recados


Pero nos falta una segunda parte. Si el primer día compramos frutos secos, ayer tocaba frutos carnosos de la temporada. Las predicciones no eran buenas una vez más: otra vez lluvia ¿tendremos suerte?


En la plaza no había mucho alboroto, por lo que decidimos alargar la salida un poco más haciendo un par de recados. La primera parada, fue en la carnicería del papá de María.


Allí compramos queso; la duda que nos surgió fue ¿fuerte o suave?. Nos recibió con una gran sonrisa  (¿habrá tenido alguna vez clientes tan jovenes?), volveremos......

Después fuimos a por la fruta. Las uvas lo teníamos claro, pero poco más. Al final y en previsión de que podamos ir a coger castañas, compramos unas nueces, que no son frutos carnosos, pero no había mucho entusiasmo por comprar mandarinas y naranjas


Por último, vamos a hacer una visita a la librería porque nos hacen falta cartulinas y es mejor pedir las cosas con antelación, que somos muchos


Entrar allí fue como una fiesta y si encima nos regalan un par de paquetes de chicles y nos dicen que volvamos otro día, ya sólo nos falta poner fecha en el calendario.

La última visita ya nos es conocida, pero Tielve que nos acompañaba tenía que llevar cartas a Correos:


Decidimos descansar después de tanto paseo. Sale el responsable de Correos a comentarnos que podemos hacerle una visita ¡que no se preocupe que la Navidad esta cerca!

Y por ahora eso es todo. De la salida al mercado me quedo con la ilusión que les hacia a la gente ver a los críos allí (tanto a comerciantes como a paseantes) y la cantidad de piropos que les han dicho.
Repetiremos en Navidad